Antonio Berni llega al Museo Barrio de Flores

En las últimas semanas, el Museo Barrio de Flores adquirió una serigrafía de Antonio Berni. Se trata de un retrato de Juanito Laguna, el famoso personaje berniano. Juanito es un niño engendrado en los barrios marginales de Argentina, lo cual lo transforma en una síntesis y un símbolo de la población desfavorecida. Junto a Ramona Montiel, la prostituta, fueron durante décadas los grandes protagonistas de la obra de Berni.

El caso particular de Juanito se vincula con Flores, ya que este personaje vive en las calles del barrio, más precisamente en el Bajo Flores. Allí recoge cartones, chapas y maderas. Si bien la pobreza lo condena día a día, Juanito representa la esperanza que nunca se apaga. Él sueña con tener una vida mejor. A lo largo de su trabajo, Berni adosó materiales a los lienzos de este personaje para dotar de más realismo y crudeza a sus obras. Así, las maderas, la ropa y la suciedad del personaje, salen del cuadro para interpelar al espectador.

En la serigrafía adquirida por el Museo, vemos al niño de frente vestido con una remera azul y un chaleco de color lila. En sus pies, las características alpargatas que el niño porta en todas las obras en las que aparece. El fondo neutro nos obliga a concentrarnos en la figura del pequeño, quien debe día a día rebuscárselas para sobrevivir.

Sumado a la historia de Juanito, el hecho de que el Museo posea un Berni significa un paso enorme para el barrio y sus vecinos. En resumidas cuentas, Anotnio Berni fue como el Picasso argentino, un artista imparable que lo hizo todo ya abarcó todo. Su compromiso con los sectores más castigados, sobre todo la clase obrera, lo unen con los artistas sociales que recorrieron el país. Juanito Laguna, un emblema del reclamo y la denuncia social, hoy está en las paredes del Museo Barrio de Flores al alcance de todos los vecinos.