Los boliches de Flores

El Museo Barrio de Flores expone en sus vitrinas tarjetas de más de 15 boliches de la zona. Un material único que representa la nostalgia de varias generaciones de vecinos.

Flores supo tener mucha movida de discos y bares. Esplendor que vivió en los ’60, ’70 y recuperó en los ’90 con boliches como The End o Retro. Uno de los quizá más recordados por los nostálgicos es el mítico Bamboche, en Rivadavia y Culpina, que con el tiempo debió reciclarse como boliche tropical, rebautizado La Puerta del Sol; también Musikats, en Rivadavia y Condarco; Tarot, que se incendió en 1988 y reinauguró en 1995, en Rivadavia y Quirno; Ateneo, que frecuentaban Chasman y Chirolita, en Gaona y Donato Álvarez; El Castellet de París, abajo Pub y arriba shows, en Falcón y Camacuá; el Bar Rojo en Gavilán casi Yerbal; Quitapenas, según una vecina “para cuando se terminaba la plata”, en un primer piso de Rivadavia y Nazca; La Naranja Mecánica, en Rivadavia y Bonorino; Babieca, con su característica cabeza de bruja que sobresalía en el frente, en la esquina de Artigas y Bogotá; el pub Kishers, en San Pedrito y Directorio; Tourbillon en San Pedrito y Rivadavia; el fonobar El Granero en Gavilán y Yerbal; el imperdible video bar After Eight, con sus cómodos sillones, en Rivadavia y Terrada; el Club Rivadavia para milonguear, en Rivadavia entre Boyacá y Luis Beltrán; MB en Quirno y Rivadavia; Apocalypse, el lugar metalero por excelencia, en Falcón y Varela; Mais Um, para bailar brasilero, en Alberdi y San Pedrito; Rango y Madrid Rock – que después se llamó Chamarro-, en Rivadavia y Argerich; el bar Nitrox, en Rivadavia y Portela; o las noches de rock en Nueva roma, en Alberdi y San Pedrito.

En 1989 se inauguraba The End (Rivadavia 7428), quizá la disco más reconocida que tuvo el barrio, que con el tiempo cambió varias veces de nombre hasta convertirse hoy en Bellakeo. Este boliche significó el resurgimiento de la noche en la zona, tras un periodo de menor movimiento. “Flores fue cambiando con el trascurso de la época, en los ’90 era lo más top”, cuenta Gabriel “Momia” Rome Hefner, vecino del barrio y RRPP, sobre estos años donde Retro (antiguo cine-teatro Fenix y actual Teatro de Flores), Clearing (Rivadavia 7467, después The Loft), Tabasco (José Marti 17) y Evelyn (Rivadavia 7425) copaban la escena y hacían casi imposible transitar las veredas los fines de semana por la cantidad de adolescentes.

Hoy nada queda de esas “noches top” más que los recuerdos de los vecinos nostálgicos que aun sueñan con el regreso de sus años de esplendor.