Comercios de Flores

Durante todo el siglo xx, comercios de todo tipo abundaban en las calles de Flores, convirtiéndolo en uno de los barrios más transitados. Farmacias, carnicerías, confiterías, librerías y otros tantos rubros se instalaron en la zona viendo pasar a más de una generación de trabajadores. Muchos de estos locales locales se convirtieron en iconos del barrio como The Harding, Nati o El Odeón.

Pero no solo se trataba de los comercios. Flores también forjó su historia gracias a aquellos que «trabajaron» la calle; taxistas, colectiveros, fileteadores, recolectores de basura o vendedores ambulantes. Estas profesiones, que no requerían un local, eran y son esenciales para el funcionamiento del barrio.

Sin embargo, más allá de la profesión o el rubro, estos trabajadores tienen un factor especial que los hace permanecer en el recuerdo de los vecinos. Todos conocemos y conversamos con el carnicero, el diarero, o el peluquero del barrio, por mencionar un ejemplo, porque Flores sigue manteniendo esa particular relación tan entre los trabajadores y los vecinos. Eso es precisamente lo que hace nuestro barrio sea uno de los pocos en donde aún hay un fuerte vínculo vecinal